Skip to content

2ndo Dia: La comunidad alrededor de la mesa

‘Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.’

Hechos 2:42-47

Estos apóstoles eran los mismos quienes habían caminado con Jesús día tras día. Los cuales también se sentaron con él a la mesa y vieron lo poderoso que es partir el pan juntos. Talvez, aun podía escuchar las palabras de Jesus, “Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.’ (S. Lucas 22:19) Este  partimiento de pan juntos también se conoce como la Eucaristía. La Eucaristía es derivada de la palabra griega “eukharistia” que quiere decir el agradecimiento. Es en realidad un acto de agradecimiento habitar como hermanos y hermanas y tener todo en común.

Vemos a la iglesia primitiva fue formada por el poder del Espíritu Santo y cultivada alrededor de la mesa, y ahí alababan a Dios. ¿Será que esta invitación es para nosotros también? Que nuestro compartimiento de pan sea un regalo de gratitud al Señor, al tener en mente su cuerpo quebrantado porque Su deseo es una comunidad unida. 

About the Author