Skip to content

4rto Dia: La comunidad se cuida en el medio glorioso de la rutina.

‘Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto, y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. ‘

S. Juan 12:1-2,

Antes de que Lazaro fuera levantado de los muertos, él se sentó con Jesús alrededor de la mesa. Lazaro, Marta, y Maria no solo eran discípulos de Jesús pero también eran amigos. Crear comunidad no tiene que ser complicado. En vez, hay que tomar valor al ver el ejemplo de Jesús: tu mesa es el mejor lugar para comenzar. Así es como Lazaro y su hermanas comenzaron. Ellos abrieron sus corazones, sus puertas, y pusieron la mesa. En otra ocasión Marta y María prepararon su corazón de una manera diferente al ser anfitriones de Jesus. Jesús tomó un momento de recordarle a Marta que examinara la ansiedad que sentía en su corazón. Ella se sentía distraída mientras su hermana encontraba paz a los pies de Jesus. Esto también no los descalifica de ser seguidores de Jesus. Él nos llamó a permanecer en él, y él nos dará el valor para poner la mesa. Ahora recibe la invitación no te distraigas por las cosas que parecen necesitan ser completadas ahorita y en vez de eso abre tu corazón y tu casa tal y como esta. Toma un momento y mira fijamente los ojos de Jesus, él te dice, “Yo soy la mejor cosa, y nadie te lo puede quitar, ve y trae a otros a sentarse conmigo también.”

About the Author